Acerca de Nosotros

Novios a Bordo comenzó con nuestro matrimonio. Nosotros también entramos en ese laberinto en el que entran los novios cuando deciden casarse.

Debates de todo tipo, desde hacer un fiestón o una celebración más privada, hasta definir si viajar o no, y discutir el destino de luna de miel.

Algunos dicen que la luna de miel es una de las mejores partes, y la verdad, es que Facu y yo amamos viajar. Sin embargo, cuando uno está listo para iniciar ese largo viaje que es la vida de casados, y te encuentras ya a bordo, a punto de abrocharte el cinturón de seguridad, piensas en la larga lista de prioridades que tienes por delante, y entonces vuelves a tu presupuesto y sacas la calculadora una vez más.

Ésta fue un poco nuestra historia. Ya vivíamos juntos y teníamos casi todo lo que necesitan tener los novios para su casa, no necesitábamos un juego de cubiertos, ni una licuadora.

Buscamos opciones de colectivos en el mercado y ninguna se adecuaba a lo que una pareja de hoy necesita. Es por eso que decidimos crear Novios a Bordo, el lugar perfecto para que nuestra familia y los amigos que quisieran contribuir con nuestra luna de miel pudieran hacerlo.

Si esta historia les suena familiar y creen que podría ser también la suya, no queda mas que decirles: Bienvenidos a bordo, ¡el viaje recién comienza!

Karen y Facundo